martes, 26 de julio de 2016

La célula inteligente (2a. parte)


El orden en los sistemas biológicos

¿Cómo hace un organismo para evitar la desorganización o el desorden? 

La respuesta es: Al comer, beber, respirar y en el caso de las plantas, por la asimilación. Es lo que se llama: metabolismo, que en griego significa cambio o intercambio. 
¿Cambio de qué? Originalmente, la idea subyacente es, sin duda, el intercambio de material, por ejemplo la palabra alemana para el metabolismo es StoffWechsel (Stoff=materia, sustancia. Wechsel=cambio).
Que el intercambio de material deba ser lo esencial es absurdo. Cualquier átomo de nitrógeno, oxígeno, carbono, azufre, etc, es tan bueno como cualquier otro de su clase, ¿que podría ganarse con el intercambio entre ellos? 

De igual forma con respecto a la energía. Clasificar a los alimentos por su contenido en calorías no es correcto porque en un organismo adulto el contenido de energía es tan invariable como el contenido material. Esto es debido a la conservación de la masa y de la energía. Es obvio que ninguna caloría vale más que otra caloría, de manera que no se puede ver como este intercambio podría evitar la desorganización del organismo.

¿Cuál es el contenido precioso en los alimentos que nos aleja de la muerte? Eso es fácil de responder. Todos los procesos, todo lo que está pasando en la naturaleza, lleva a un aumento de la entropía por parte del mundo en el que está pasando. Así, un organismo vivo aumenta continuamente su entropía, o también podemos decir que produce entropía positiva, y por lo tanto tiende a acercarse al peligroso estado de entropía máxima, que es la muerte. 
Sólo puede mantenerse al margen de ella, es decir, con vida, mediante la continua elaboración en su entorno de entorno entropía negativa, lo cual es algo muy positivo como veremos enseguida. 
Esencialmente un organismo se alimenta de entropía negativa. 

O, para decirlo menos paradójicamente, lo esencial en el metabolismo es que el organismo consigue liberarse de toda la entropía que no puede dejar de producir mientras está vivo.

La entropía negativa (también llamada negentropía o sintropía) de un sistema vivo, es la entropía que el sistema exporta para mantener su entropía baja; esto lo hace para evitar el rápido deterioro al que lo llevaría el estado inerte de "equilibrio" de la entropía.
  
¿Qué es la entropía?

Es una magnitud física que designa, en cualquier sistema termodinámico aislado y tendiente al equilibrio, la parte de energía que no puede usarse para producir trabajo. Está en relación al grado de desorden molecular interno que presenta un sistema, es una medida del desorden. A mayor orden, menor entropía.
Por eso nuestro organismo lucha contra la entropía, para no desorganizarse.
La entropía está relacionada con la 2ª ley de la termodinámica, la cual expresa que la cantidad de entropía del universo tiende a incrementarse en el tiempo, y si bien la materia y la energía no se pueden crear ni destruir, sí pueden transformarse, y establece el sentido en el que se produce dicha transformación, de forma irreversible.
El universo tiende a distribuir la energía uniformemente; o sea, a maximizar la entropía.

Hay una diferencia en los modos cómo la materia inorgánica y la materia viva se las arreglan para hacer frente a la segunda ley de la termodinámica- de la cual surge el concepto de entropía.
Mientras que en el caso de la materia inorgánica es necesaria la participación de enormes cantidades de átomos para, en promedio, alcanzar cierta estabilidad que hace posible a los organismos asegurar su existencia; en el caso de los sistemas vivos, la ley de los grandes números para evitar la entropía no es una condición absoluta, ya que comparativamente con solo unos pocos átomos participantes en las estructuras y procesos celulares, logran evitar el desorden (caos) del movimiento térmico.
Y es que la materia viva, por la peculiar organización de sus átomos en cristales aperiódicos o quasicristales, absorbe entropía negativa del ambiente y se resiste a la degradación.

Cuasicristal

La vida  representa el comportamiento ordenado y organizado de la materia, que no está basado solo en su tendencia a pasar del orden al desorden, sino también basado en un orden existente que es transmitido y mantenido. Dos son, pues, los principios que pueden describir la existencia de los sistemas vivos: el orden a partir del desorden (propio de los sistemas físicos) y el orden a partir del orden (típico de los sistemas biológicos).

Orden a partir del desorden
Un sistema biológico se mantiene vivo en su estado organizado tomando energía del ambiente y procesándola a través de su eficiente maquinaria química. Ésta acopla las sucesivas transformaciones energéticas a la producción de trabajo útil, lo que le permite ejercer las diferentes funciones celulares y así mantener su organización interna. Durante estos procesos, las células devuelven a su entorno energía disipada que consiste en calor y otras formas que rápidamente se distribuyen en el ambiente aumentando su desorden y entropía. Así, los organismos vivos ganan orden interno a expensas de generar desorden en su ambiente.

Orden a partir del orden
No toda la ordenación de un organismo vivo exige que su ambiente se desordene. Existe un orden transmitido genéticamente. La estructura del ADN permite almacenar la información genética de forma inalterada durante generaciones.
Debido a su estructura molecular (un verdadero cristal aperiódico), un gen no es perturbado por la agitación térmica y por eso puede transmitir la información genética de generación en generación sin degradarse.

Este tipo de cristal aperiódico se diferencia de los cristales ordinarios (que presentan periodicidad y regularidad en su estructura), en el rol que juegan sus átomos y moléculas individuales que permiten codificar gran cantidad de información y mantenerla estable y duradera.

ADN

La vida se las arregla para mantener el orden en los organismos y evitar la extinción.


Continuará...


jueves, 9 de junio de 2016

La célula inteligente





Parte 1

UNA NUEVA VISIÓN

La célula es la unidad morfológica y funcional de todo ser vivo. La biología clásica considera a las células como autómatas biológicos, es decir, material biológico genéticamente programado para una o varias funciones. Sin embargo cada célula tiene un grado fundamental de conciencia. Una célula es una unidad de conciencia. Con un grado de inteligencia que le permite adaptarse a las variaciones del medio y cambiar su programación e incluso improvisar para sobrevivir.

El diccionario define a la inteligencia (del latín intellegentĭa), como la "capacidad para entender o comprender" y también como la "capacidad de resolver problemas".

La célula entra dentro de esta definición.


Podemos considerar a la inteligencia como una propiedad fractal del universo: una naturaleza inteligente genera ecosistemas inteligentes, que contienen poblaciones inteligentes, compuestas por organismos inteligentes, formados por células inteligentes, que contienen orgánulos inteligentes, constituidos por moléculas y partículas inteligentes ... y así sucesivamente hasta la esencia misma.
Con lo cual podemos concluir que somos conscientes porque el universo es consciente y el universo es consciente porque nosotros lo somos también.

Somos el universo, no hay separación, no hay fragmentación. Solo hay una Conciencia y cada creación (incluyéndonos) es una manifestación de esta conciencia experimentándose a si misma subjetivamente.

La ciencia en la actualidad dedica sus esfuerzos a demostrar que son las interacciones moleculares específicas o la información genética las que determinan las funciones celulares tales como la división celular, el movimiento, la diferenciación, el diseño de la matriz extracelular, la comunicación entre células, etc.
Se considera convencionalmente de una manera determinante el rol de los genes y del sustrato físico (material) en la función celular. Como un mecanismo de relojería que se ajusta a leyes físicas y biológicas inmutables.
Sin embargo, es obvio, que alguien le da cuerda al reloj. Alguna inteligencia diseñó ese mecanismo.

El universo físico es una creación de la Mente

¿Pero, de donde saca los materiales la Mente o la Conciencia creadora, es decir Dios, para crear su universo?
Veamos.
Como no puede existir nada fuera de esa Mente creadora, que es la Conciencia única, la Fuente de donde surge toda la Creación, ni tampoco esta Conciencia puede crear ni importar materiales fuera de si misma, ya que “es” Todo y no puede existir nada fuera de ese “Todo”, podemos deducir que el universo está hecho de conciencia misma y que todas las manifestaciones, son expresiones y cristalizaciones momentáneas de esta única Conciencia.

Se ha demostrado claramente que las células son inteligentes y establecen comunicación entre ellas de variadas formas.

Actualmente gracias al aporte de nuevas investigaciones y a un cambio de mentalidad en una buena parte de la comunidad científica, se describe un nuevo panorama, en el que se considera a la conciencia como componente fundamental de la materia y directora de los cambios moleculares y genéticos.
Este nivel de conciencia no solo les permite a las células adaptarse y aprender, sino también comunicar e intercambiar información con el medio.

El campo y la célula forman una unidad de intercambio de energía e información que controla y modula la forma y la actividad.
  

Un diálogo de conciencias

Debemos comenzar aceptando el hecho de que los médicos no curan, en el sentido estricto del término, a ningún paciente. 
Únicamente las células del cuerpo pueden curar al cuerpo. 
Sólo las células saben cómo cerrar las heridas, curar infecciones o regenerar tejidos, solo ellas comprenden qué hacer adaptándose si cambian las condiciones del medio y conocen la forma de destruir patógenos y células mutantes. 

Podemos afirmar que son las células las que curan y no los médicos

Lo mejor que un médico puede hacer es ayudar: cerrando heridas, para evitar hemorragias e infecciones, reparando tejidos, moviendo los obstáculos del camino de las células, promoviendo la circulación de energía y sangre con acupuntura, dieta, ejercicios, masajes e incluso cirugía, suministrando materiales necesarios para las células (medicamentos y nutrientes) y sobretodo: abandonando los métodos invasivos y la lucha “armada” contra la enfermedad, o sea, respetando su naturaleza.
Para esto hay que estar dispuesto al diálogo y permitir que las células se expresen.
Muchas veces lo que se considera enfermedad es simplemente el resultado de una falta de comunicación y entendimiento de lo que sucede en el cuerpo.

¿Podemos aprender a “comunicar” con las células?

Hay que dejar atrás la manera convencional de enfrentarnos a la enfermedad.
La lucha cuerpo a cuerpo contra los “patógenos”, tarde o temprano condena a las células. 
Una nueva comprensión del universo y de las leyes que lo describen trae aparejado cambios en la manera de interpretar no solo la salud y la enfermedad, sino también nuestro rol como seres humanos viviendo en un entorno inteligente.
El cuerpo, al igual que el universo, tiene su manera de hacer las cosas, pero esto no significa que se corresponda con mecanismos fijos y determinados ni que la enfermedad sea en verdad lo que pensamos. El cuerpo tiene su propio lenguaje y en general lo desconocemos.
Las células tienen su manera de adaptarse provocando cambios que en general son considerados como nocivos, sobretodo si provocan trastornos, imposibilidad o dolor.
Estos cambios son considerados como una enfermedad y los médicos, desconocedores de este lenguaje natural, atacan a los síntomas y luchan contra estos, sin considerarlos como un factor de equilibrio y un cartel indicador de lo que no está funcionando bien.
Así, sin darse cuenta, en la mayoría de los casos, esta supresión de signos y síntomas trae más desequilibrios y debilita al cuerpo, resultado: más enfermedad.

Todo está en perpetuo cambio y movimiento y nosotros, como parte de un universo vivo y consciente, participamos inevitablemente de estas transformaciones.
En los procesos curativos se debe tener paciencia y aceptar los mecanismos del cuerpo, después de todo representan el resultado de millones de años de evolución.
Más importante que anular los síntomas y llevar las cosas a una “normalidad” arbitraria, protocolar y alejada de lo real, es escuchar al cuerpo, sus mensajes y señales, acompañando inteligentemente los procesos.
Incluso si a veces las reacciones son exageradas o molestas.

Si las células están mal informadas, o reaccionan de forma exagerada como en el shock anafiláctico, o incluso atacando a su propio cuerpo en forma de alergias y enfermedades autoinmunes, somos absolutamente incapaces de cambiar su manera de hacer.



 Células cancerosas (neoplasia)

Del mismo modo, estamos bastante indefensos cuando el cuerpo fabrica células cancerosas e incluso cuando favorece la construcción de nuevos capilares con el fin de satisfacer la alta demanda de nutrientes y oxígeno de estas células "mutantes”.
 ¿No sería un verdadero salto cualitativo en la evolución de la medicina si aprendiéramos a pedirles a las células del cáncer que detengan su crecimiento y la invasión, o persuadir a las células del sistema de defensa para que se abstengan de hacer anticuerpos auto-destructivos, o convencer a las células para que reconstruyan tejidos y estructuras? 

Ya que los construyeron antes, cuando éramos embriones, ¿por qué no serían capaces de hacerlo de nuevo? Las células madre en nuestro cuerpo contienen esta información.

Células madre

En los niveles fundamentales, materia y energía se transforman sin cesar y la información viaja en todas las direcciones del espacio-tiempo.

Solo hay que aprender a comunicar.
Es una transferencia de información.
En estos niveles la creencia y la intención son fundamentales.
La conciencia tiene el poder de transformar la materia.
Lo interesante es que se trata de uno mismo. De su verdadera naturaleza.

Como individuos somos la suma de todas las conciencias celulares en una conciencia unificada y la suma de todas las conciencias individuales forman una conciencia mayor aún.
Nuestro organismo es parte de un organismo superior y este a su vez de otro. La conciencia se estructura en niveles de jerarquía al igual que los organismos en biología, pero esencialmente no hay fisuras ni separación: la conciencia es una, la misma conciencia que es el sustrato de todo.


Nuestro diálogo interno es escuchado por cada célula.

Continuará...



jueves, 25 de febrero de 2016

La intención, la luz y la serpiente cósmica


El poder de la intención

La intención es el pensamiento enfocado con un propósito determinado.

Los pensamientos dirigidos con un objetivo pueden afectar a la materia y a los seres vivos, desde una simple célula hasta los organismos complejos, como los seres humanos.

La emisión de partículas de luz (biofotones) es el mecanismo mediante el cual una intención produce sus efectos.

Donde hay vida hay luz y donde hay luz hay vida.

Esta frase parece una obviedad, sin embargo conviene reflexionar profundamente sobre esto y asimilarlo.

La luz comunica, integra, organiza y regenera, aportando información y energía.

La luz es el vehículo de la conciencia

Cuando la luz interactúa con la conciencia del observador se particulariza, toma forma de  fotón.

Todos los seres vivos emiten naturalmente un flujo constante de fotones por medio de los cuales dirigen señales instantáneas no locales de una parte del cuerpo a otra y a otros seres.
Esta bioluminiscencia natural no es el resultado de reacciones químicas celulares.

Esta radiación lumínica espontánea que los seres vivos emiten, es una corriente constante de biofotones cuyo número depende de la posición del organismo en la escala evolutiva; mientras más complejo sea, el número de fotones emitidos es menor. Los organismos rudimentarios o las plantas emiten alrededor de 100 fotones por cm2 cada segundo, con una longitud de onda de 300 a 800 nanómetros, correspondiente al rango visible, mientras que los seres humanos sólo emiten aprox. 10 fotones por cm2 por segundo, esta emisión sigue además los ritmos biológicos.

Los biofotones son emitidos y almacenados por el ADN en el interior de la célula.



El ADN está íntimamente relacionado con la luz y por lo tanto con la conciencia, por eso, el ADN es fuente de conocimiento e iluminación


El ADN es el maestro iluminador.

Cuando el organismo está enfermo se producen cambios en la emisión de estos biofotones.


La intención, o sea, el pensamiento focalizado y dirigido se manifiesta como una corriente de energía e información, produciendo un flujo ordenado de fotones, al igual que un láser, con capacidad para alterar la realidad física.

Nuestras intenciones actúan como frecuencias altamente coherentes y ordenadas capaces de modificar la estructura molecular de la materia.


La intención es luz focalizada

La intención de curación se manifiesta como una radiación de luz ordenada y coherente, al igual que un láser.

Los seres humanos son receptores y emisores de señales cuánticas.

La intención dirigida se presenta como una radiación electromagnética que produce un flujo ordenado de fotones visibles y mesurables mediante equipos sensibles.

Nuestras intenciones operan como frecuencias altamente coherentes capaces de cambiar la estructura molecular de la materia. Como cualquier forma de coherencia en el mundo subatómico, un pensamiento bien enfocado puede actuar como un rayo láser, transmitiendo energía e información sin alteración, incluso a distancia. 

Existen evidencias de un flujo bidireccional constante de información entre todos los seres vivientes, como si éstos estuvieran en una comunicación cuántica constante que explicaría el mecanismo mediante el cual los pensamientos tienen un efecto físico.
La ciencia ha demostrado que las plantas son sensibles a la intención, esto no es nuevo para las culturas ancestrales y los chamanes que basan su saber en la enseñanza que les brindan las plantas.



Podemos tratar de explicar esta conexión entre los seres vivos, mediante los biofotones, es decir la luz, pero lo cierto es que debemos comprender que en esencia todo es una misma conciencia, manifestada en diferentes niveles y organizada en campos de energía e información propios para cada especie y cada individuo, pero todos interconectados.

Incluso la intención sanadora puede afectar no solamente al individuo objeto de la sanación sino a todos los seres vivos situados a su alrededor.

La energía del pensamiento puede afectar el medio ambiente. El proceso de la intención parece continuar perpetuando y aún intensificando su “carga”; de allí la importancia de establecer una habitación o espacio particular para enviar una intención determinada. Este parece ser el sentido de muchas construcciones megalíticas de la antigüedad, como las pirámides y templos o de ciertos lugares considerados sagrados. Pero incluso podemos registrarlo en un consultorio médico, o en un hospital, donde los campos de energía de los médicos y los pacientes están perturbando la red de energía sutil colectiva de esos espacios.

Para que la intención sea efectiva también es necesario escoger el momento apropiado. Esto no solo se relaciona con ciertas épocas del año, días y momentos relacionados con el biorritmo y los ciclos de la naturaleza, sino también con el estado de espíritu del sanador o aquel que emite la intención.

Desde tiempos remotos la intención ha sido utilizada con fines terapéuticos, ya que las culturas ancestrales conocían el hecho que la materia física puede ser influenciada y alterada por el pensamiento.
Podemos aceptar que todo es vibración y que la mente y la materia en esencia son la misma cosa (en diferente presentación y nivel de vibración).

La ciencia desconoce el mecanismo mediante el cual un pensamiento puede afectar la realidad física porque niega o ignora que la esencia de todo lo manifestado es la conciencia, y lo que vibra es el movimiento de la misma.

Pero existen múltiples planos de correspondencia y de manifestación del espíritu y cada plano tiene su nivel de conciencia. El plano físico y el mundo material es solo uno de ellos.

Para descargar el archivo completo, click aquí.




jueves, 17 de diciembre de 2015

Entrevista a Nikola Tesla




Entrevista a NIKOLA TESLA para la revista "Immortality"

La misma fue realizada en su laboratorio en Colorado Springs en el año 1899. En esta entrevista este gran inventor y visionario de la época moderna desentraña una nueva visión de la humanidad y del universo.

“Todo es La Luz. En uno de sus rayos está el destino de las naciones, cada nación tiene su propio rayo en esa gran fuente de luz, que vemos como el sol. ¡Y recuerde que no hay hombre que haya existido y no haya muerto!”



PERIODISTA: Sr. Tesla, usted ha ganado la gloria del hombre que se involucró en los procesos cósmicos. ¿Quién es usted, señor Tesla?

TESLA: Es una pregunta interesante, Sr. Smith, y voy a tratar de darle la respuesta adecuada.

PERIODISTA: Dicen que es usted del país de Croacia, de la zona denominada Lika, donde junto con la gente crecen los árboles, las rocas y el cielo estrellado. Dicen que su pueblo natal lleva el nombre de las flores de la montaña, y que la casa donde nació se encuentra junto al bosque y la iglesia.

TESLA: Realmente todo lo que ha dicho es verdad. Estoy orgulloso de mi origen serbio y mi patria croata.

PERIODISTA: Los futuristas dicen que el siglo XX y el siglo XXI han nacido en la cabeza de Nikola Tesla. Celebran el campo magnético a la inversa y cantan himnos al motor de inducción.

Su creador fue llamado "el cazador que atrapó la luz en sus redes desde las profundidades de la tierra", y "el guerrero que capturó fuego del cielo".

Se dice que es el padre de la corriente alterna, quien hará que la Física y la Química dominen la mitad del mundo. La industria lo proclamará como su supremo santo, un banquero para los mayores benefactores.

En el laboratorio de Tesla por primera vez se ha roto un átomo. Se ha creado un arma que produce vibraciones sísmicas. Allí se descubrieron rayos cósmicos negros.

Cinco razas le rezarán en el templo del futuro, porque les ha enseñado un gran secreto: que los elementos de Empédocles se pueden regar con las fuerzas de la vida de los éteres.

TESLA: Sí, estos son algunos de mis descubrimientos más importantes. Aun así soy un hombre derrotado. No he logrado el mayor de mis objetivos.

PERIODISTA: ¿Cuál sería ese deseo, señor Tesla?

TESLA: Quería iluminar toda la tierra. Hay electricidad suficiente como para crear un segundo sol.

La luz aparecería alrededor del ecuador, como un anillo alrededor de Saturno. La humanidad no está preparada para la grandeza. En Colorado Springs he impregnado la tierra con electricidad.

También podemos regar las otras energías, como la energía mental positiva, que se encuentra en la música de Bach o Mozart, o en los versos de los grandes poetas.

En el interior de la Tierra hay energías de alegría, paz y amor que se expresan por ejemplo a través de una flor que crece de la tierra, los alimentos que salen de ella y todo lo que la hace el hogar del hombre.

He pasado años buscando la manera de que esta energía pudiera influir en la gente. La belleza y el aroma de las rosas pueden ser utilizados como una medicina y los rayos del sol como alimento.

La vida tiene un número infinito de formas y el deber de los científicos es encontrarlas en todas las formas de la materia. Tres cosas son esenciales en este sentido. Todo lo que hago es buscarlas.

Sé que no las voy a encontrar, pero aun así no voy a renunciar a ellas.

PERIODISTA: ¿Qué cosas son estas?

TESLA: Un problema es la comida.

¿Qué energía, estelar o terrestre, puede alimentar a los hambrientos de la Tierra? ¿Con qué vino se puede regar toda la sed, para que las personas puedan animar su corazón y entender que son dioses?

¡Otra cosa es destruir el poder del mal y el sufrimiento en el que pasa la vida del hombre! A veces se producen como una epidemia en las profundidades del espacio. En este siglo la enfermedad se había extendido desde la Tierra hacia el Universo.

La tercera cosa es: ¿existe un exceso de luz en el Universo?

Descubrí una estrella que de acuerdo a las leyes astronómicas y matemáticas podría desaparecer, y aun así nada se modificaría. Esa estrella está en esta galaxia. Su luz puede emitirse con tal densidad que encaje en una esfera más pequeña que una manzana y a la vez más pesada que nuestro Sistema Solar.

Las religiones y las filosofías enseñan que el hombre puede llegar a ser el Cristo, Buddha y Zaratustra.

Lo que estoy tratando de demostrar es revolucionario y casi inaccesible. Es lo que hay que hacer en el Universo para que cada ser nazca como Cristo, Buddha o Zaratustra.

Sé que la gravedad es adversa a todo lo que tenga que volar y mi intención no es hacer los dispositivos de vuelo (aviones o misiles), sino enseñar al individuo a recuperar la conciencia sobre sus propias alas…

Además estoy tratando de despertar la energía contenida en el aire. Hay fuentes de energía principales.

Lo que se considera como espacio vacío es solo una manifestación de la materia que no está despierta. No hay espacio vacío en este planeta, ni en el Universo…

Los agujeros negros, de los que los astrónomos hablan, son las más poderosas fuentes de energía y de vida.

PERIODISTA: En la ventana de su habitación en el hotel Waldorf-Astoria en el piso treinta y tres, cada mañana llegan los pájaros.

TESLA: Un hombre debe ser sensible hacia las aves. Esto es a causa de sus alas. ¡El ser humano las tenía una vez reales y visibles!

PERIODISTA: ¡Usted no ha dejado de volar desde aquellos lejanos días en Smiljan!

TESLA: Quería volar desde el techo y caí: los cálculos de los niños pueden ser equivocados. ¡Recuerde que las alas de la juventud quieren tenerlo todo en la vida!

PERIODISTA: ¿Alguna vez se ha casado? No se sabe si usted tiene afecto por el amor o por alguna mujer. Las fotos de la juventud muestran que era un hombre atractivo.

TESLA: Sí, no lo hice.

Hay dos puntos de vista: o se tiene mucho afecto o nada en absoluto. El punto medio sirve para rejuvenecer la raza humana. Las mujeres para ciertos hombres nutren y fortalecen su vitalidad y espíritu. Estar solo hace lo mismo a otras personas.

Elegí ese segundo camino.

PERIODISTA: Sus admiradores se quejan de que está atacando la relatividad. Lo extraño es su afirmación de que la materia no tiene energía. Todo está imbuido de energía, ¿dónde está?

TESLA: Primero fue la energía y después la materia.

PERIODISTA: Sr. Tesla, es como cuando dijo que usted nació de su padre y no de sí.
TESLA: ¡Exactamente!

¿Qué pasa con el nacimiento del Universo? La materia se crea a partir de la energía original y eterna que nosotros conocemos como la luz. Ella brillaba y fueron apareciendo las estrellas, los planetas, el hombre y todo lo que hay en la Tierra y en el Universo.

La materia es una expresión de infinitas formas de la luz, porque la energía es más vieja que ella.

Hay cuatro leyes de la Creación.

La primera es que la mente no puede concebir o medir matemáticamente la fuente de toda la trama desconcertante y oscura, en esa parcela cabe todo el Universo.
La segunda ley reside en la oscuridad expansiva, que es la verdadera naturaleza de la luz, de lo inexplicable y es transformado en la luz.
La tercera ley es la necesidad de la luz de convertirse en una materia de la luz.
La cuarta ley es: no hay principio ni fin; las tres leyes anteriores siempre tienen lugar y la Creación es eterna.

PERIODISTA: En la hostilidad a la Teoría de la Relatividad usted va tan lejos que realiza conferencias en contra de su creador en las fiestas de su cumpleaños…

TESLA: Recuerde: ¡no se curva el espacio, sino la mente humana que no puede comprender el infinito y la eternidad!

Si la relatividad ha sido claramente entendida por su creador él ganaría inmortalidad aun todavía físicamente, si esto le complaciera. Yo soy parte de una luz y es la música. La luz llena mis seis sentidos: la veo, oigo, siento, huelo, toco y pienso. Pensar en ella es mi sexto sentido. Las partículas de luz son notas escritas.

Un rayo puede ser una sonata entera. Mil bolas de relámpagos son un concierto. Para este concierto he creado una bola de relámpagos que se pueden escuchar en los picos helados del Himalaya.

Acerca de Pitágoras y las matemáticas, un científico no puede y no debe infringir de estos dos. Los números y las ecuaciones son signos que marcan la música de las esferas.

Si Einstein hubiera escuchado esos sonidos, no habría creado la Teoría de la Relatividad. Estos sonidos son mensajes dirigidos a la mente sobre que la vida tiene un sentido, que el Universo existe en perfecta armonía, y su belleza es la causa y efecto de la Creación.

Esta música es el ciclo eterno de los cielos estelares.

La estrella más pequeña ha completado la composición y también es parte de la sinfonía celestial. Los latidos del corazón del hombre son parte de la sinfonía de la Tierra.

Newton aprendió que el secreto está en disposición geométrica y el movimiento de los cuerpos celestes. Reconoció que la ley suprema de la armonía existe en el Universo. El espacio curvo es el caos, el caos no es música.

Einstein es el mensajero de la época de ruido y de furia.

PERIODISTA: Sr. Tesla, ¿usted oye esa música?

TESLA: La escucho todo el tiempo.

Mi oído espiritual es tan grande como el cielo que vemos encima de nosotros. Aumenté mi oído natural con el radar. De acuerdo con la Teoría de la Relatividad, dos líneas paralelas se darán cita en el infinito. Por eso la curvatura del espacio de Einstein se enderezará.

Una vez creado, el sonido dura para siempre, para un hombre puede desaparecer, pero sigue existiendo en el silencio que es el mayor poder del hombre. No, no tengo nada en contra del señor Einstein. Él es una persona muy amable y ha hecho muchas cosas buenas, algunas de las cuales pasarán a formar parte de la música.

Voy a escribirle y tratar de explicar que el éter existe, y que sus partículas son las que mantienen el universo en armonía, y la vida en la eternidad.

PERIODISTA: Dígame, por favor, ¿qué condiciones adopta un Ángel en la Tierra?

TESLA: Tengo diez de ellos. Mantengo un buen registro vigilante.

PERIODISTA: Voy a documentar todas sus palabras, estimado señor Tesla.

TESLA: El primer requisito es una alta conciencia de su misión y el trabajo por hacer.

Debe, aunque solo sea vagamente, existir en los primeros días. No seamos falsamente modestos: El roble sabe que es un árbol de roble, un arbusto al lado de él que es un arbusto.

Cuando tenía doce años, estaba seguro de que llegaría a las cataratas del Niágara. Sabía desde mi infancia que conseguiría la mayoría de mis descubrimientos, aunque no lo tenía del todo claro…

La segunda condición para adaptarse es la determinación. Todo lo que pude, lo terminé.

PERIODISTA: ¿Cuál es la tercera condición del ajuste, Sr. Tesla?

TESLA: Guía para todas las energías vitales y espirituales que obran.

Por lo tanto, la purificación de los muchos efectos y las necesidades que el hombre tiene. Por lo tanto, no he perdido nada, solo gané. Así que disfruto de cada día y de noche. Anote: Nikola Tesla fue un hombre feliz…

El cuarto requisito es ajustar el conjunto físico con trabajo.

PERIODISTA: ¿Qué es lo que quiere decir, señor Tesla?

TESLA: En primer lugar, el mantenimiento del conjunto.

El cuerpo del hombre es una máquina perfecta. Conozco mi circuito y lo que es bueno para él. Alimentos que casi toda la gente come, para mí son nocivos y peligrosos.

A veces visualizo cocineros del mundo estando todos conspirando contra mi… Toque mi mano.

PERIODISTA: Está fría.

TESLA: Sí. El torrente sanguíneo puede ser controlado, y muchos procesos en y alrededor de nosotros. ¿Por qué está asustado, joven?

PERIODISTA: Mark Twain escribió El forastero misterioso, un libro maravilloso sobre Satanás, inspirado por usted.

TESLA: La palabra "Lucifer" es más encantadora.

Al Sr. Twain le gusta bromear. Cuando era niño fui sanado una vez al leer sus libros. Cuando nos reunimos aquí y se lo conté, estaba tan conmovido que lloró.

Nos hicimos amigos y él venía a menudo a mi laboratorio. Una vez pidió que le mostrara una máquina que por la vibración provoca un sentimiento de felicidad. Era uno de esos inventos para el entretenimiento, lo que a veces me gusta hacer. Advertí al Sr. Twain que no permaneciera bajo esas vibraciones.

Él no hizo caso y se quedó más tiempo. Terminó por ser como un cohete sujetándose los pantalones y entro en una habitación determinada. Fue diabólicamente divertido, aunque me quedé con la seriedad. Pero, para ajustar el circuito físico, además de los alimentos, el sueño es muy importante.

A partir de un trabajo largo y agotador, que requiere un esfuerzo sobrehumano, después de una hora de sueño estaría completamente recuperado. He adquirido la capacidad de administrar el sueño, quedarme dormido y despertarme en el momento designado.
Si hago algo que no entiendo, me obligo a pensar en mi sueño para encontrar así una solución.

La quinta condición de ajuste es la memoria. Tal vez en la mayoría de las personas, el cerebro es el guardián de los conocimientos sobre el mundo y el conocimiento adquirido a través de la vida.

Mi cerebro está ocupado en cosas más importantes que recordar, está recogiendo lo que se requiere en un momento dado, esto es, todo lo que nos rodea. Solo hay que interiorizarlo.

Todo lo que una vez hemos visto, escuchado, leído y aprendido, nos acompaña en forma de partículas de luz. Para mí, estas partículas son obedientes y files. Como estudiante aprendí de memoria el Fausto, de Goethe, mi libro favorito, en alemán, y ahora puedo recitarlo íntegro.

Sostuve mis inventos durante años "en mi cabeza", antes de llevarlos a cabo.


Tesla en su laboratorio de Colorado Springs


PERIODISTA: Usted menciona a menudo el poder de la visualización.

TESLA: Voy a tener que agradecer a la visualización todo lo que he inventado. Los acontecimientos de mi vida y mis inventos son reales frente a mis ojos, como cualquier ocurrencia o artículo.

En mi juventud tuve miedo por no saber lo que es, pero más tarde aprendí a usar este poder como un talento excepcional y un regalo. Lo nutría y protegía celosamente. También hice las correcciones por medio de visualización en la mayoría de mis inventos, y los terminaba de esa manera. Mediante la visualización mentalmente resuelvo ecuaciones matemáticas complejas.

Por ese don que tengo, voy a recibir la distinción de Alto Lama en el Tíbet. Mi vista y el oído son perfectos, y me atrevería a decir que más fuertes que en los demás. Oigo el trueno a 150 kilómetros de distancia y veo colores en el cielo que otros no pueden ver.

Esta ampliación de la visión y la audición la tengo desde que era niño. Más tarde me la he desarrollado conscientemente.

PERIODISTA: En la juventud estuvo varias veces gravemente enfermo. ¿Es una enfermedad un requisito para adaptarse?

TESLA: Sí. A menudo es el resultado del exceso de agotamiento o fuerza vital, pero a menudo es la purificación de la mente y del cuerpo de las toxinas que se han acumulado.

Es necesario que un hombre sufra de vez en cuando. La fuente de la mayoría de las enfermedades está en el espíritu. Por lo tanto, el espíritu puede curar casi todas las enfermedades. Cuando era estudiante, estuve enfermo de cólera que asoló la región de Lika. Me curé porque mi padre finalmente me permitió estudiar la tecnología, lo que era mi vida.

La ilusión para mí no ha sido una enfermedad, sino la capacidad de la mente para penetrar más allá de las tres dimensiones de la Tierra. He tenido ilusiones toda mi vida, y las he recibido como todos los demás fenómenos que nos rodean.

Una vez, en la infancia, estaba caminando a lo largo del río con mi tío y le dije:
"Desde el agua aparecerá la trucha, voy a tirar una piedra y cortarla".
Eso fue lo que pasó.

Asustado y sorprendido, mi tío exclamó:
"¡Vade retro, Satanás!"
Era una persona educada y hablaba en latín…

Yo estaba en París cuando vi la muerte de mi madre. En el cielo, lleno de luz y música, faltaban nubes, eran criaturas maravillosas. Una de ellas tenía el carácter de la madre que me miraba con amor infinito.

A medida que la visión desapareció, supe que mi madre había muerto.

PERIODISTA: ¿Cuál es el séptimo ajuste, Sr. Tesla?

TESLA: El conocimiento de cómo transformar la energía mental y vital en lo que queremos, y lograr el control de todos los sentimientos.

Los hindúes lo llaman Kundalini-Yoga. Este conocimiento puede ser aprendido, para lo que se necesitan muchos años, o también se puede adquirir por nacimiento.

La mayoría de ellos yo los he adquirido por nacimiento.

Se encuentran en la más estrecha relación con la energía sexual, que es de las más extendidas en el universo. La mujer es el mayor ladrón de esa energía, y por lo tanto del poder espiritual. Siempre lo he sabido y por ello he estado alerta.

De mí mismo he creado lo que quería: una máquina reflexiva y espiritual.

PERIODISTA: ¿Ajuste noveno, Sr. Tesla?

TESLA: Haz todo lo posible, cualquier día, en cualquier momento, para no olvidar quiénes somos y por qué estamos en la Tierra.

Hay personas extraordinarias que están luchando con la enfermedad, la privación, o la sociedad que los hiere con su estupidez, la incomprensión, la persecución y otros problemas de que el país está lleno.

Hay muchos ángeles caídos en la Tierra.

PERIODISTA: ¿Cuál es la décima adaptación?

TESLA: Es la más importante. Escribe en la revista que el Sr. Tesla ha jugado. Y se pasó jugando toda su vida y lo ha disfrutado.

PERIODISTA: ¡Sr. Tesla! Ya sea en relación con sus conclusiones o con su trabajo, ¿es esto un juego?

TESLA: Sí, querido muchacho.

¡Cuánto he querido jugar con electricidad! Siempre me estremezco cuando oigo la historia del griego que robó el fuego. Una historia terrible sobre tachuelas y águilas picoteando su hígado.

¿Será que Zeus no tenía suficientes relámpagos y truenos, y fue dañado por un fervor? Hay un malentendido…

Los relámpagos son los juguetes más hermosos que se pueden encontrar. No olvide destacar en su texto que Nikola Tesla fue el primer hombre que descubrió los rayos

PERIODISTA: Sr. Tesla, usted está hablando acerca de los ángeles y su adaptación a la Tierra.

TESLA: En realidad es lo mismo. Puede escribir lo siguiente: se atrevió a tomar sobre sí las prerrogativas de Indra, Zeus y Perun.

¡Imagínese uno de estos Dioses en un traje de noche negro, con el bombín y con guantes blancos de algodón, preparando rayos, fuegos y terremotos para la élite de la ciudad de Nueva York!

PERIODISTA: A los lectores les encanta el humor de nuestro periódico.

Me confunde diciendo que sus hallazgos tienen enormes beneficios para las personas y que a la vez representan un juego, muchos mirarán con el ceño fruncido.

TESLA: Estimado Sr. Smith, el problema es que la gente lo toma todo muy en serio. Si no lo tomasen así, serían más felices y mucho más tiempo vivirían. Un proverbio chino dice que el tremendismo reduce la vida.

Pero para que los lectores del periódico no frunzan el ceño, volvamos a las cosas que consideren importantes.

PERIODISTA: Les encantaría conocer su filosofía.

TESLA: La vida es un ritmo que debe ser comprendido.

Siento el ritmo, dejo que me dirija y lo consiento. Era muy agradable y me dio el conocimiento que tengo. Todo lo que vive está en una relación profunda y maravillosa: el hombre y las estrellas, las amebas y el sol, el corazón y la circulación de un número infinito de mundos.

Estos lazos son irrompibles pero pueden ser mansos, propiciar y comenzar a crear relaciones nuevas y diferentes en el mundo, y que no violen las viejas. El conocimiento viene desde el espacio. Nuestra visión es el conjunto más perfecto. Tenemos dos ojos: el terrenal y el espiritual. Se recomienda que se conviertan en un ojo.

El Universo está vivo en todas sus manifestaciones, como un animal pensante. La piedra es un ser pensante y sensible, tal como las plantas, las bestias y el hombre. Una estrella que brilla pide ser vista y si no estuviésemos ensimismados entenderíamos su lenguaje y su mensaje.

La respiración, los ojos y los oídos del hombre tienen que cumplir con la respiración, los ojos y los oídos del Universo.

PERIODISTA: Al decir esto me parece que escucho los textos budistas, palabras o Parazulzusa taoísta.

TESLA: ¡Así es!

Esto significa que existe un conocimiento general, y que existe la Verdad que el hombre siempre ha poseído. En mi sentimiento y la experiencia, el Universo tiene una sola sustancia y una energía suprema con un número infinito de las manifestaciones de la vida.

Lo mejor es que el descubrimiento de una naturaleza secreta, revela la otra. No se pueden ocultar, las hay alrededor de nosotros, pero estamos ciegos y sordos a ellas. Si emocionalmente nos atamos a ellas, ellas mismas vienen a nosotros.

Hay un montón de manzanas, pero solo un Newton. Él necesitó solo una manzana que cayó delante de él.

PERIODISTA: Le hago una pregunta que hubiera podido establecerse al comienzo de esta conversación: ¿qué fue la electricidad para usted, querido señor Tesla?

TESLA: Todo es electricidad.

Primero fue la luz, fuente sin fin de donde procede lo material y es distribuido hacia todas las formas que representan el Universo y la Tierra con todos sus aspectos de la vida. El negro es elverdadero rostro de la Luz, solo que no lo vemos.

Es de notable gracia para el hombre y las demás criaturas. Cada una de sus partículas posee luz, térmica, fuerza nuclear, radiación, química, mecánica y la energía aún no identificada. Tiene el poder para crear la Tierra con su órbita.

Es la autentica palanca de Arquímedes.

PERIODISTA: Sr. Tesla, usted está demasiado sesgado hacia la electricidad.

TESLA: Electricidad soy. O si lo prefiere, yo soy la luz en la forma humana. Usted es electricidad también, Sr. Smith, pero no se da cuenta.

PERIODISTA: ¿Es por eso que tiene la capacidad de soportar las descargas de un millón de voltios a través de su cuerpo?

TESLA: Imagine a un jardinero estando atacado por las hierbas. De hecho, esto sería una locura.

El cuerpo del hombre y el cerebro están hechos de una gran cantidad de energía. En mí existe la mayoría de la electricidad. La energía, que es diferente en cada persona, es lo que hace al ser humano "yo" o "alma". Para otras criaturas en su esencia, el alma de la planta es el alma de los minerales y los animales.

La función cerebral y la muerte se manifiestan en la luz. Mis ojos en la juventud eran negros, ahora son azules, y con el paso del tiempo, como la tensión del cerebro se hace más fuerte, estarán más cerca al blanco. El blanco es el color del cielo.

A través de mi ventana, una mañana llegó una paloma blanca, a la que le daba de comer. Ella quería decirme que se estaba muriendo. De sus ojos salían chorros de luz.

Nunca en los ojos de cualquier criatura hubiera visto tanta luz como en los de aquella paloma.

PERIODISTA: El personal en su laboratorio habla de destellos de luz, fuego y relámpagos que se producen si está enojado o en algún tipo de riesgo.

TESLA: Es la descarga psíquica o una advertencia para estar alerta. La luz ha estado siempre de mi lado.

¿Sabe cómo descubrí el campo magnético rotativo y el motor de inducción, lo que me hizo famoso cuando tenía 26 años?

Una tarde de verano, en Budapest, vi con mi amigo la puesta del sol. Miles de fuegos daban vueltas en miles de colores llameantes. Me acordé de Fausto y recité sus versos y luego, como en una niebla, vi girar el campo magnético y el motor de inducción.

¡Los vi en el Sol!



PERIODISTA: El servicio del hotel está diciendo que en el momento del relámpago suele aislarse en la habitación y hablar consigo.

TESLA: Hablo con el relámpago y el trueno.

PERIODISTA: ¿Con ellos? ¿En qué lenguaje, Sr. Tesla?

TESLA: Mayormente mi lengua materna. La lengua cuenta con las palabras y los sonidos, sobre todo en la poesía, por lo que es adecuada.

PERIODISTA: Los lectores de nuestra revista estarían muy agradecidos si usted explicara eso.

TESLA: El sonido no existe solo en el trueno y en el relámpago, también existe en la transformación en el brillo y en el color.

Un color puede ser escuchado. El idioma es de las palabras, lo que significa que es de los sonidos y colores. Todos los truenos y los relámpagos son diferentes y tienen sus nombres.

Llamo a algunos de ellos por los nombres de los que estaban cerca en mi vida, o por aquellos a quienes admiro.

En el brillo del cielo y el trueno viven mi madre, mi hermana, mi hermano Daniel, un poeta: Jovan Jova novic Zmaj y otras personas de la historia serbia. Nombres como Asisaiah, Ezequiel, Leonardo, Beethoven, Goya, Faraday, Pushkin y todos los bancos de ardientes fuegos y marañas de relámpagos y truenos, que no se detienen durante toda la noche trayendo la preciosa lluvia a la Tierra, quemando árboles o aldeas.

Hay rayos y truenos, y son más brillantes y más poderosos, regresan y les reconozco entre miles.

PERIODISTA: ¿Para usted son lo mismo la ciencia y la poesía?

TESLA: Estos son los dos ojos de una persona.

A William Blake le fue enseñado que el Universo nació de la imaginación, que se mantiene y existirá mientras haya un último hombre sobre la Tierra. Ella era la rueda con la que los astrónomos pudieron recoger las estrellas de todas las galaxias.

Es la energía creativa idéntica a la energía de la luz.

PERIODISTA: ¿Para usted la imaginación es más real que la vida misma?

TESLA: Da luz a la vida.

Me he alimentado con mi pensamiento, he aprendido a controlar las emociones, sueños y visiones. Siempre he apreciado cómo he nutrido mi entusiasmo. Toda mi vida he pasado mucho tiempo en éxtasis. Esa fue la fuente de mi felicidad. Me ayudó durante todos estos años a dar con el trabajo, lo que fue suficiente para las cinco vidas.

Lo mejor es trabajar de noche, por la luz estelar y el estrecho vínculo que existe.

PERIODISTA: Usted ha dicho que yo soy, como todo ser, la Luz. Esto me halaga, pero confieso que no entiendo muy bien.

TESLA: ¿Por qué es necesario comprender, señor Smith? Basta con creer. Todo es luz.

En uno de sus rayos está el destino de las naciones. Cada nación tiene su propio rayo en esa gran fuente de luz que vemos que es el Sol. ¡Y recuerde que no hay hombre que haya existido y no haya muerto! Se transformó en luz y como tal todavía existe.

El secreto radica en el hecho de que las partículas de luz restauran su estado original.

PERIODISTA: ¡Esta es la resurrección!

TESLA: Prefiero llamarlo regresar a una energía anterior.

Estoy buscando la manera de conservar la energía humana. Se trata de las formas de la luz, a veces directamente como luz celestial. No la he buscado para mi propio beneficio, sino para el bien de todos.

Creo que mis descubrimientos hacen la vida de la gente más fácil y más llevadera, y canalizan a la gente hacia la espiritualidad y la moralidad.

PERIODISTA: ¿Cree que el tiempo puede ser abolido?

TESLA: No del todo, debido a que la primera característica de la energía es que se transforma.

Esta se encuentra en perpetua transformación, como las nubes de los taoístas. Sin embargo, es posible aprovechar el hecho de que el hombre conserva la conciencia después de la vida terrenal.

En todos los rincones del universo existe la energía de la vida; una de ellas es la inmortalidad, cuyo origen está fuera del hombre y le espera.

El Universo es espiritual, como la mitad de nosotros. El Universo es más moral que nosotros, porque no conocemos su naturaleza y la forma de armonizar nuestra vida con él.

Yo soy científico, la ciencia es tal vez la forma más conveniente para encontrar la respuesta a la pregunta que siempre me persigue y hace que mis días y mis noches se conviertan en fuego.

PERIODISTA: ¿Cuál es esa pregunta?

TESLA: ¡Cómo le brillan los ojos…!

Lo que yo quería saber es qué le pasa a una estrella fugaz cuando el sol se apaga… Las estrellas caen como polvo o semilla en este o en otros mundos, y el sol se dispersa en nuestras mentes, en las vidas de muchos seres, lo que va a renacer como una nueva luz, o el viento cósmico, dispersos en el infinito.

Entiendo que esto es necesario incluirlo en la estructura del Universo. La cosa es, sin embargo, que una de estas estrellas y uno de estos soles, aun el más pequeño, se conserva.

PERIODISTA: Pero señor Tesla, ¿se da cuenta de que esto es necesario y está incluido en la constitución del mundo?

TESLA: Cuando un hombre se hace consciente, su meta más alta debe ser correr hacia una estrella fugaz y tratar de capturarla. Deberá entender que su vida le fue dada por esto y será salvado. ¡Eventualmente será posible atrapar estrellas!

PERIODISTA: Y ¿qué pasará entonces?

TESLA: El Creador se va a reír diciendo: "Caen únicamente para que las persigas y te apoderes de ellas".

PERIODISTA: ¿No es todo esto lo contrario al dolor cósmico, que tan a menudo usted menciona en sus escritos? Y ¿qué es el dolor cósmico?

TESLA: No, porque estamos en la Tierra…

Es una enfermedad de cuya existencia la gran mayoría de las personas no son conscientes y que origina muchas otras enfermedades, el sufrimiento, la miseria, el mal, las guerras y todo lo demás, lo que hace que la vida humana sea una condición absurda y horrible.

Esta enfermedad no se puede curar completamente, pero la conciencia la hace menos complicada y peligrosa.

Cada vez que alguna de mis personas cercanas y queridas resultaron heridas, sentí el dolor físico. Esto es porque nuestros cuerpos están hechos a partir de material similar, y nuestra alma tiene relación con los filamentos irrompibles.

La tristeza incomprensible que nos abruma a veces significa que en alguna parte, en el otro lado del planeta, un niño o un hombre generoso murió.

El universo entero está en ciertos períodos enfermo de sí mismo y de nosotros. La desaparición de una estrella y la aparición de los cometas nos afectan más de lo que podemos imaginar.

Las relaciones entre las criaturas de la Tierra son aún más fuertes, a causa de nuestros sentimientos y pensamientos, la flor perfumará aún más bellamente o caerá en el silencio. Debemos aprender estas verdades para ser sanados.

El remedio está en nuestros corazones e igualmente, en el corazón de los animales que llamamos Universo.




Universo eléctrico



miércoles, 11 de noviembre de 2015

El sueño de la vida


La vida es un sueño y la principal función de la mente es soñar.

Todo lo que percibes es parte de ese sueño, incluso mientras estás leyendo estas líneas, estás soñando. Sueñas con el cerebro despierto.


La mente no deja nunca de soñar, está siempre activa, y este movimiento es la actividad de la conciencia única e infinita que se manifiesta precisamente soñando. Cuando este movimiento encuentra su equilibrio, la conciencia se despierta, comprende su propia naturaleza y la naturaleza de la realidad creada, que es su sueño.

Soñamos despiertos y soñamos dormidos.

Las leyes del mundo de la vigilia, son diferentes que cuando dormimos.
Cuando el cerebro esta despierto hay un marco material de referencia, es el mundo físico tridimensional que se mueve saltando de momento en momento y el cerebro une estos momentos creando la ilusión de una continuidad, de una línea que va desde un pasado hasta un futuro.  A esto se le llama duración y sería la 4ª dimensión de nuestra realidad física de la vigilia, es decir, la vida ordinaria.

Sin embargo, cada percepción, cada momento, son como fotogramas.
El movimiento de la mente y la luz hacen el resto, y así se proyecta el sueño o la realidad ilusoria. Los objetos y los seres reflejan esta luz y le dan forma al holograma que crea nuestra realidad cotidiana.

En el momento de dormir, cuando el cerebro apaga sus luces, la realidad cambia, es el mundo de los sueños. Aquí no hay un marco físico de referencia, el proyector de la realidad física 3D esta momentáneamente apagado (aunque no completamente).

Los seres humanos soñamos todo el tiempo y este sueño se transmite de generación en generación. Es el sueño de la sociedad, que es un sueño colectivo hecho de miles de millones de sueños individuales, los cuales se unen formando el sueño de la familia, de la comunidad, del país, del planeta. Este sueño mayor incluye todas las leyes y reglas de la sociedad, su lenguaje, su cultura, sus religiones, su ciencia, su manera de percibir la realidad, sus escuelas y gobiernos.



domingo, 8 de noviembre de 2015

Vuelve a tu centro


Cada pensamiento que pensamos, cada palabra que decimos, cada acto que realizamos, tiene sus resultados directos e indirectos que encajan en la gran cadena de eventos y efectos.

Desde este punto de vista es difícil determinar entonces hasta que punto existe el “libre albedrío”, hasta que punto somos libres o prisioneros de esta cadena infinita de efectos que nos preceden.
Se puede decir que no hay una verdad absoluta, somos libres y no lo somos al mismo tiempo.

El principio de polaridad muestra que ambas son medias verdades, son los polos opuestos de la verdad absoluta.
Una persona puede ser a la vez libre y sin embargo estar atada u obligada por la necesidad o las circunstancias.
Sin embargo: "Cuanto más te alejas de tu centro, más necesidades y ataduras tendrás, cuanto más cerca del centro estás, más libre serás de todo."



Cuanto más cerca estés de tu centro, podrás experimentar el equilibrio y el autocontrol, entonces habrá menos tensiones y contradicciones en tu vida.

La medida de tus tensiones es la medida de tu desequilibrio
La medida de tu desequilibrio es la medida de tu sufrimiento e ilusiones

La mayoría de las personas son más o menos esclavas de su herencia, de su educación, de su historia personal, del medio ambiente, etc, y manifiesta muy poca libertad. Son arrastrados por las opiniones, costumbres y pensamientos del mundo exterior, y también por sus propios conceptos, emociones, sentimientos y estados de ánimo.

No manifiestan ningún control y mucho menos ninguna maestría.

Muchos reaccionan indignados cuando se los confronta a este hecho, diciendo: "¡Por supuesto que soy libre de pensar y hacer lo que quiero, siempre puedo hacer lo que me place!". Pero no pueden explicar de dónde surge el "quiero" y "lo que me place”. ¿Qué los hace querer hacer una cosa en lugar de otra, o porque tienen preferencias y desagrados, ¿Cuál es su origen? ¿Acaso pueden detectarlo y cambiarlo si realmente quisieran?

La maestría consiste en cambiar estos “placeres” y "deseos" por otros en el extremo opuesto del polo mental. Esta es la voluntad por la voluntad misma, es acción, es libertad. Aplicas la negación y equilibras el movimiento.
En lugar de la voluntad debida a algún sentimiento, estado de ánimo, emoción o sugestión del entorno que hace surgir el deseo, el placer o el rechazo. Esta es voluntad reactiva, atada a la cadena interminable de efectos. Crees que eres libre, pero tus pensamientos y acciones son en realidad reacciones sin control verdadero de tu parte.


En esta posición reactiva, estás siempre buscando o huyendo, consciente o inconscientemente.

La mayoría de las personas son arrastradas como la piedra que cae de la montaña, obedientes ciegamente al medio ambiente, a las influencias externas y a sus pensamientos e ilusiones, por no hablar de los deseos y voluntades de otros más fuertes que ellos mismos, la herencia, las costumbres y la sugestión, que los arrastra por la vida sin resistencia de su parte, sin el mínimo ejercicio de la voluntad. Movidos como peones en el tablero de ajedrez de la vida, desempeñando sus papeles y luego dejados de lado cuando ya no tienen utilidad.

Este es el destino del ser ordinario, ser siempre un  efecto repetido, un peón en un tablero, un eslabón de una cadena que ni siquiera conoce.

Pero el sabio, conociendo las reglas del juego, se eleva por encima del plano de la vida material, y poniéndose en contacto con los poderes superiores de su naturaleza, domina sus propios estados de ánimo y pensamientos, cultiva sus cualidades y practica la polaridad, afectando también a su entorno y así en vez de convertirse en un peón movido por otros, se transforma el mismo en el hacedor de su juego.
Crea su propia vida y su propia sabiduría.

Se vuelve la causa y no el efecto.

Los maestros y sabios no escapan a la causalidad de los planos superiores, sino que se armonizan con los planos superiores y así controlan las circunstancias en el plano inferior. Forman así una parte consciente del devenir cósmico, en lugar de ser meros instrumentos ciegos.

Al sintonizarse con las frecuencias sutiles superiores, reciben energía e información que afecta inevitablemente al plano físico.
Mientras que sirven en los planos superiores, gobiernan en el plano material.

Pero, ya sea en lo alto o en lo bajo, el principio de causa y efecto está siempre vigente.

No hay tal cosa como la suerte o el azar

Somos capaces de ver ahora, con ojos aclarados por el conocimiento, que todo se rige por la única Ley, incluso el número infinito de leyes que existen, no son más que manifestaciones de la Única Ley y Principio, que es el TODO.

Es cierto en verdad que ni una piedrita cae sin ser advertida por la mente del TODO, se dice que hasta los cabellos de nuestra cabeza están contados. Nada pasa desapercibido en la totalidad. No hay nada fuera de la ley; nada que suceda contrario a ella. Y, sin embargo, no cometas el error de suponer que esto te convierte en un autómata ciego, sin la posibilidad de desarrollar tu poder personal ni nada que hacer al respecto, todo lo contrario.

Puede utilizar la ley para superar las leyes, ya que tu ser superior siempre prevalecerá sobre el inferior. Puedes mejorar tu naturaleza fundamental. Ampliar tus capacidades. Cambiar tus hábitos y tus puntos de vista.

¿Eres capaz de comprender el significado de esto?

Lo que se entiende comúnmente por libertad es simplemente la aspirina de los esclavos.

Ya eres libre por naturaleza, pero si quieres experimentarlo en tu vida basta con desatarte de la cadena de pensamientos y acciones que te han traído hasta este punto.
Puedes asumir sin identificarte y cambiar la secuencia de eventos y efectos en tu favor.

Cambia tus creencias. Olvida la educación recibida hasta el presente. Reinicia el sistema a partir de tu silencio interior. Transforma tu entorno con tu deseo y con tu mirada.

Si quieres cambiar el efecto debes volverte la causa




jueves, 29 de octubre de 2015

Despierta a tu conciencia cósmica


No hay tiempo y no hay espacio y no tenemos más remedio que realizar que estamos conectados entre nosotros y con todo el cosmos porque esa es nuestra naturaleza. De hecho, en esencia somos inseparables ya que somos creaciones de la misma Mente que crea todo, estamos hechos con la misma sustancia y compartimos los mismos materiales cósmicos. Somos su conciencia.

Esto es válido para una ameba, un cristal, una planta, un ser humano, una estrella o una galaxia. Cada cual con sus características y grados de complejidad pero compartiendo la misma naturaleza.

No existe una dimensión especial que en este momento pueda ser concebida ni un lugar especial a donde ir, ya que todo es conciencia y la conciencia lo abarca todo.

Cuando el tiempo es visto como “algo” capaz de ejercer alguna influencia sobre ti mismo,  puedes estar seguro de que es una restricción auto-impuesta, porque el tiempo nació con tu creencia errónea de que estás separado de la Mente que te creó.

El tiempo es sólo la medición de un sueño no realizado

Mide una separación. El tiempo es la medida de la disociación de la mente. Para la mente unificada el tiempo (y el espacio) es cero.

Sin embargo, en la vida cotidiana parece permitirnos funcionar, sirve como referencia, también parece darnos una idea o nos ayuda a entender lo que describimos como el momento presente o el ahora. Aunque en realidad lo que entendemos como momento presente o "ahora" no es tiempo, ya que el tiempo no tiene medida, ni tampoco ninguna dimensión.

Podemos llamarlo momento de conciencia o experiencia consciente. Un momento es la suma de varios eventos de consciencia. Esto es las señales que llegan al nivel de tu consciente, bits de información que son el resultado del procesamiento en los niveles subconscientes. Estos eventos son como olas (ondas) de consciencia que generan una verdadera marea electroquímica en el cerebro y un flujo de conocimiento.

Para un cerebro promedio cada momento o instante de experiencia (conciencia del ahora) corresponde a unos 40 eventos conscientes, o sea unos 2000 bits de información/segundo, procesados principalmente por las neuronas de la corteza y el tálamo, y esa información es suficiente para crear la aparentemente sólida realidad cotidiana. Bastante escaso si consideramos que el cerebro en su totalidad  procesa miles de millones de bits de información por segundo.

Las mentes más desarrolladas, correspondientes a cerebros mejor configurados, más inteligentes y eficaces en la generación de respuestas, procesan más información por segundo y por eso se mueven más rápido o anticipadamente, encontrando siempre respuestas, mejorando su adaptación: Son modelos más evolucionados.

El error más común que cometemos es considerar al tiempo como algo que transcurre, como si fuera una corriente que avanza, enganchando inexorablemente un momento con el otro como si fuera una cadena.
Pero debes saber que este es solo el efecto de la memoria residual y de las reverberaciones de la actividad eléctrica del cerebro. Esto crea la ilusión de continuidad y aporta  “coherencia” a la realidad.  Pero se mueve lentamente y de manera previsible.

La composición de la realidad es como un film hecho de fotogramas. Cada evento consciente es como un fotograma, pero a diferencia de un film donde lo que se mueve es la película y se proyecta una imagen virtual, la conciencia es la que se mueve y proyecta una realidad física.

Así se crea la historia personal y la cadena de recuerdos y preocupaciones que te mantiene encadenado a una realidad particular.

Lo que mantiene la continuidad de tu realidad son tus creencias

El tiempo no transcurre, siempre es presente, no puede ni pasar ni extenderse porque expresa la naturaleza de lo que eres: conciencia infinita, existiendo en todas partes y a cada momento.

La conciencia lo abarca todo.
No es ni vasta ni pequeña; simplemente es.
No puede ser concebida como una dimensión porque eso sería limitarla. Por ser tan vasta es imposible para nuestra mente limitada poder abarcarla. Intentar cualquier explicación, no es más que un juego para entretener la mente y distraernos.

Sin embargo debes tener bien claro algo:

No hay tiempo, no hay espacio, no hay manera para nosotros de estar separados porque somos parte de la misma conciencia, de la misma imaginación de la Mente Creadora.

El Espíritu es la verdadera sustancia de todo y dentro de esa totalidad se encuentran sus creaciones en diferentes niveles u octavas de evolución, vibrando en los diversos planos, entre las altas frecuencias (octavas superiores) de los cuerpos espirituales y mentales,  hasta las más densas y físicas (octavas inferiores) de la materia.

Cada plano tiene sus propias características, sin embargo no son independientes ya que son escalas de vibración de la misma sustancia: la Mente.

Los planos superiores incluyen a los inferiores pero no así a la inversa. Es decir, la conciencia cósmica incluye todas las demás conciencias incluida la del cuerpo físico, pero las bajas vibraciones del plano físico no incluyen la conciencia de las dimensiones superiores. Y esto es porque es la mente que crea la materia y no al revés.

Los planos superiores o fundamentales, no son físicos, no se corporizan, se caracterizan por su alta frecuencia de vibración y elevadísima energía. Los planos inferiores o físicos hacen masa, se corporizan, vibran a menor frecuencia y poseen menor energía.

Por ejemplo: Las moléculas, cristales, y gases biatómicos (CO2, etc), que forman la mayor parte del ambiente físico que nos rodea está unido por enlaces químicos (iónicos o covalentes),  que determinan las propiedades físicas y químicas de la materia. Estos enlaces químicos, generados por una afinidad eléctrica entre los átomos, se rompen con cierta facilidad, de ahí las innumerables reacciones químicas y la transformación constante del mundo material.

Pero si vas más allá del átomo y te acercas a los planos fundamentales, mayor es la cantidad de energía implicada. La altísima energía que desprende la fisión nuclear se utiliza en reactores nucleares y para hacer bombas atómicas. Pero los físicos no pueden ir más allá de este nivel porque no tienen la tecnología como para generar tal cantidad de energía, por más que construyen enormes aceleradores de partículas, apenas raspan la superficie y siguen sin comprender la verdadera naturaleza de esa energía.

El espacio que te rodea forma parte de tu ser

De hecho, la mayor parte de él se encuentra distribuida en los campos de energía que rodean al cuerpo físico.
Tu cuerpo físico es una proyección de tus planos superiores, es la parte más pequeña de tu existencia y la más limitada, aunque la más densa y en apariencia “real”.

Existes tanto en el espacio que te rodea como en tu cuerpo físico, pero precisas tu cuerpo para manifestarte en el plano físico, que es el nivel de la experiencia consciente.
En nuestro nivel de evolución humana, la conciencia necesita del cuerpo físico para registrar la experiencia.



Tu mente existe en todas partes, no conoce límites de espacio ni de tiempo


La memoria no está guardada exclusivamente en el cerebro, sino que está distribuida entre toda la red de conciencias, es no localizada y atemporal, al igual que la información que el cerebro gestiona.

El ADN de tus células es una verdadera antena que capta y envía información en múltiples dimensiones (que ni siquiera imaginamos) y depende de su estado de vibración para crear una determinada realidad física. Es como un dispositivo que capta y emite señales, traduce información y la convierte en materia, crea los bloques de nuestra realidad física: proteínas y otras moléculas que determinan la configuración física.

El ADN tiene inscripta la información codificada a lo largo de su molécula en sitios llamados genes, que lejos de ser un código fijo e inmutable, los genes expresan la información adaptándose al entorno, también por resonancia, y además tienen una relación directa con la conciencia y en particular con el corazón (que es la morada de la conciencia).

La energía del corazón aporta el fuego necesario para que el ADN vibre en las frecuencias óptimas. La vibración del corazón, su fuerza, ritmo y armonía, se transmite a todo el cuerpo, cada célula recibe la señal y vibra resonando, pero el ADN tiene además la capacidad de resonar e interactuar con campos de información en otras dimensiones.

Los sentimientos de alta vibración como el amor, la empatía y la alegría hacen que el ADN se estructure de una manera ordenada, replegándose en estructuras geométricas (dodecaedros), vibrando intensamente con ritmo y armonía, activando muchas más zonas de su molécula, es decir, más información, Esto, además de mejorar el funcionamiento del organismo, provoca una expansión del campo de posibilidades y de las dimensiones del ser. Se amplifica la señal.

El miedo, el rencor y las bajas vibraciones, desorganizan al ADN, su estructura se debilita, esto además del mal funcionamiento, favorece la aparición de mutaciones y otros trastornos estructurales y funcionales. El sistema se fragmenta. Los diferentes niveles, espiritual, mental y físico, se estrechan. Se reduce la señal.

Para descargar el documento completo haz click aquí