jueves, 29 de octubre de 2015

Despierta a tu conciencia cósmica


No hay tiempo y no hay espacio y no tenemos más remedio que realizar que estamos conectados entre nosotros y con todo el cosmos porque esa es nuestra naturaleza. De hecho, en esencia somos inseparables ya que somos creaciones de la misma Mente que crea todo, estamos hechos con la misma sustancia y compartimos los mismos materiales cósmicos. Somos su conciencia.

Esto es válido para una ameba, un cristal, una planta, un ser humano, una estrella o una galaxia. Cada cual con sus características y grados de complejidad pero compartiendo la misma naturaleza.

No existe una dimensión especial que en este momento pueda ser concebida ni un lugar especial a donde ir, ya que todo es conciencia y la conciencia lo abarca todo.

Cuando el tiempo es visto como “algo” capaz de ejercer alguna influencia sobre ti mismo,  puedes estar seguro de que es una restricción auto-impuesta, porque el tiempo nació con tu creencia errónea de que estás separado de la Mente que te creó.

El tiempo es sólo la medición de un sueño no realizado

Mide una separación. El tiempo es la medida de la disociación de la mente. Para la mente unificada el tiempo (y el espacio) es cero.

Sin embargo, en la vida cotidiana parece permitirnos funcionar, sirve como referencia, también parece darnos una idea o nos ayuda a entender lo que describimos como el momento presente o el ahora. Aunque en realidad lo que entendemos como momento presente o "ahora" no es tiempo, ya que el tiempo no tiene medida, ni tampoco ninguna dimensión.

Podemos llamarlo momento de conciencia o experiencia consciente. Un momento es la suma de varios eventos de consciencia. Esto es las señales que llegan al nivel de tu consciente, bits de información que son el resultado del procesamiento en los niveles subconscientes. Estos eventos son como olas (ondas) de consciencia que generan una verdadera marea electroquímica en el cerebro y un flujo de conocimiento.

Para un cerebro promedio cada momento o instante de experiencia (conciencia del ahora) corresponde a unos 40 eventos conscientes, o sea unos 2000 bits de información/segundo, procesados principalmente por las neuronas de la corteza y el tálamo, y esa información es suficiente para crear la aparentemente sólida realidad cotidiana. Bastante escaso si consideramos que el cerebro en su totalidad  procesa miles de millones de bits de información por segundo.

Las mentes más desarrolladas, correspondientes a cerebros mejor configurados, más inteligentes y eficaces en la generación de respuestas, procesan más información por segundo y por eso se mueven más rápido o anticipadamente, encontrando siempre respuestas, mejorando su adaptación: Son modelos más evolucionados.

El error más común que cometemos es considerar al tiempo como algo que transcurre, como si fuera una corriente que avanza, enganchando inexorablemente un momento con el otro como si fuera una cadena.
Pero debes saber que este es solo el efecto de la memoria residual y de las reverberaciones de la actividad eléctrica del cerebro. Esto crea la ilusión de continuidad y aporta  “coherencia” a la realidad.  Pero se mueve lentamente y de manera previsible.

La composición de la realidad es como un film hecho de fotogramas. Cada evento consciente es como un fotograma, pero a diferencia de un film donde lo que se mueve es la película y se proyecta una imagen virtual, la conciencia es la que se mueve y proyecta una realidad física.

Así se crea la historia personal y la cadena de recuerdos y preocupaciones que te mantiene encadenado a una realidad particular.

Lo que mantiene la continuidad de tu realidad son tus creencias

El tiempo no transcurre, siempre es presente, no puede ni pasar ni extenderse porque expresa la naturaleza de lo que eres: conciencia infinita, existiendo en todas partes y a cada momento.

La conciencia lo abarca todo.
No es ni vasta ni pequeña; simplemente es.
No puede ser concebida como una dimensión porque eso sería limitarla. Por ser tan vasta es imposible para nuestra mente limitada poder abarcarla. Intentar cualquier explicación, no es más que un juego para entretener la mente y distraernos.

Sin embargo debes tener bien claro algo:

No hay tiempo, no hay espacio, no hay manera para nosotros de estar separados porque somos parte de la misma conciencia, de la misma imaginación de la Mente Creadora.

El Espíritu es la verdadera sustancia de todo y dentro de esa totalidad se encuentran sus creaciones en diferentes niveles u octavas de evolución, vibrando en los diversos planos, entre las altas frecuencias (octavas superiores) de los cuerpos espirituales y mentales,  hasta las más densas y físicas (octavas inferiores) de la materia.

Cada plano tiene sus propias características, sin embargo no son independientes ya que son escalas de vibración de la misma sustancia: la Mente.

Los planos superiores incluyen a los inferiores pero no así a la inversa. Es decir, la conciencia cósmica incluye todas las demás conciencias incluida la del cuerpo físico, pero las bajas vibraciones del plano físico no incluyen la conciencia de las dimensiones superiores. Y esto es porque es la mente que crea la materia y no al revés.

Los planos superiores o fundamentales, no son físicos, no se corporizan, se caracterizan por su alta frecuencia de vibración y elevadísima energía. Los planos inferiores o físicos hacen masa, se corporizan, vibran a menor frecuencia y poseen menor energía.

Por ejemplo: Las moléculas, cristales, y gases biatómicos (CO2, etc), que forman la mayor parte del ambiente físico que nos rodea está unido por enlaces químicos (iónicos o covalentes),  que determinan las propiedades físicas y químicas de la materia. Estos enlaces químicos, generados por una afinidad eléctrica entre los átomos, se rompen con cierta facilidad, de ahí las innumerables reacciones químicas y la transformación constante del mundo material.

Pero si vas más allá del átomo y te acercas a los planos fundamentales, mayor es la cantidad de energía implicada. La altísima energía que desprende la fisión nuclear se utiliza en reactores nucleares y para hacer bombas atómicas. Pero los físicos no pueden ir más allá de este nivel porque no tienen la tecnología como para generar tal cantidad de energía, por más que construyen enormes aceleradores de partículas, apenas raspan la superficie y siguen sin comprender la verdadera naturaleza de esa energía.

El espacio que te rodea forma parte de tu ser

De hecho, la mayor parte de él se encuentra distribuida en los campos de energía que rodean al cuerpo físico.
Tu cuerpo físico es una proyección de tus planos superiores, es la parte más pequeña de tu existencia y la más limitada, aunque la más densa y en apariencia “real”.

Existes tanto en el espacio que te rodea como en tu cuerpo físico, pero precisas tu cuerpo para manifestarte en el plano físico, que es el nivel de la experiencia consciente.
En nuestro nivel de evolución humana, la conciencia necesita del cuerpo físico para registrar la experiencia.



Tu mente existe en todas partes, no conoce límites de espacio ni de tiempo


La memoria no está guardada exclusivamente en el cerebro, sino que está distribuida entre toda la red de conciencias, es no localizada y atemporal, al igual que la información que el cerebro gestiona.

El ADN de tus células es una verdadera antena que capta y envía información en múltiples dimensiones (que ni siquiera imaginamos) y depende de su estado de vibración para crear una determinada realidad física. Es como un dispositivo que capta y emite señales, traduce información y la convierte en materia, crea los bloques de nuestra realidad física: proteínas y otras moléculas que determinan la configuración física.

El ADN tiene inscripta la información codificada a lo largo de su molécula en sitios llamados genes, que lejos de ser un código fijo e inmutable, los genes expresan la información adaptándose al entorno, también por resonancia, y además tienen una relación directa con la conciencia y en particular con el corazón (que es la morada de la conciencia).

La energía del corazón aporta el fuego necesario para que el ADN vibre en las frecuencias óptimas. La vibración del corazón, su fuerza, ritmo y armonía, se transmite a todo el cuerpo, cada célula recibe la señal y vibra resonando, pero el ADN tiene además la capacidad de resonar e interactuar con campos de información en otras dimensiones.

Los sentimientos de alta vibración como el amor, la empatía y la alegría hacen que el ADN se estructure de una manera ordenada, replegándose en estructuras geométricas (dodecaedros), vibrando intensamente con ritmo y armonía, activando muchas más zonas de su molécula, es decir, más información, Esto, además de mejorar el funcionamiento del organismo, provoca una expansión del campo de posibilidades y de las dimensiones del ser. Se amplifica la señal.

El miedo, el rencor y las bajas vibraciones, desorganizan al ADN, su estructura se debilita, esto además del mal funcionamiento, favorece la aparición de mutaciones y otros trastornos estructurales y funcionales. El sistema se fragmenta. Los diferentes niveles, espiritual, mental y físico, se estrechan. Se reduce la señal.

Para descargar el documento completo haz click aquí




lunes, 5 de octubre de 2015

Crea el Orden Universal dentro de tu cuerpo

Enseñanza de O´Sensei Ueshiba


Aiki se refiere a las vibraciones del orden universal.
Esto se refiere al Universo en su totalidad, y no solamente a acciones pequeñas o limitadas. Creo que los educadores y las personas mayores deben practicar Budo. Esta es la forma de estudiar el Cielo y la Tierra, y está ligada al corazón del Universo.

Avanzamos junto con el Universo, y es con nuestra respiración que nos unimos el Universo en su totalidad.

Debemos, asimismo, desarrollar y reponer el Ki de nuestros espíritus.
Aiki es crear el Orden Universal dentro de nuestros propios cuerpos. Esto se logra mediante la unificación y la absorción por completo del Orden Universal dentro de nuestros cuerpos.
Entonces nos convertimos en uno con los corazones de las personas en todo el mundo. Llegamos a estar enlazados en armonía y unidad. Por supuesto, esto significa que ya no puede haber ninguna guerra, y que no se manifiesta ningún tipo de agresión.
Todo se convierte en una parte de la unión. Sin esto, la verdadera fuerza no puede ser realizada. Y, sin todo tu entrenamiento esto sería en vano.

Es aquí que el Aikido sirve como el Aiki del Cielo y de la Tierra, lo que ha unificado el Cielo y la Tierra antes de la época del emperador Jimmu. Aplicando la voz sin voz, es necesario organizar el Ki del espíritu. Es necesario activar el Ki que opera en el ámbito de Ame-no-Uki-Hashi (El puente flotante de los cielos). Lo mismo es cierto para los movimientos de la Tierra. Es aquí, en los ciclos y movimientos de los cielos, que encontramos primero la enseñanza básica.


En respuesta a la pregunta de dónde reside este centro, hay que responder que está dentro de uno mismo. Sin manifestar la verdadera fuerza que resulta de la aplicación de la totalidad de la sabiduría y sentido a disposición de uno, Aiki es verdaderamente difícil.

La belleza de esta gran Tierra
es el producto de su Creador
y reside unida bajo un mismo techo.

Ya existe un mundo verdaderamente hermoso y maravilloso. Como gente de esta tierra, debemos esforzarnos para construir un mundo de verdadera felicidad.
Un mundo así es un mundo sin conflictos y en paz. Es por ello que ponemos en práctica lo que se llama el Aikido. El Aikido es un método para revelar la razón de ser de toda la Creación.

Es suficiente con manifestar la gran familia del Universo, es decir el gran espíritu individual del mundo. Dicho de otra manera, es suficiente si el espíritu divino en forma y movimiento se manifiesta dentro de este mundo. Otra forma de describir esto es decir que debemos crear un mundo con el Espíritu y la Materia en armonía. No será para favorecer a uno sobre el otro, ya que ambos Espíritu y Materia son, de hecho, uno.


La ciencia material ha dado grandes pasos recientemente, mientras que la ciencia espiritual sigue estando muy poca desarrollada.
Este mundo tendrá paz cuando la ciencia material y la espiritual están armonizadas, y cuando el orden se restaure a la gente a través del ki del gran Universo.

Esto será difícil, o más bien imposible de realizar solo a través de la práctica física de las artes marciales y sin mantener nuestro Aikido en armonía con los movimientos del Universo. Lo que altera el equilibrio universal, de hecho, es cuando nos olvidamos de la fuente original, que crea sin cesar tanto al espíritu como a la materia. Conectándonos con la fuente original el Universo prospera y nuestro cuerpo-espíritu alcanza su plenitud.

Por esta razón, los que, practican las artes marciales nunca deben olvidar el espíritu original, y deben esforzarse por reconocer esto en todo momento. Debemos esforzarnos para cumplir con nuestros roles como personas nacidas en este mundo como una parte material y espiritual de este gran Todo. Nosotros debemos por lo tanto, recordar siempre que este Espíritu original es el gran padre del Universo.



El cuerpo físico, como una cristalización de la materia cósmica y de la esencia, se entrena en el camino de la vida humana para convertirse en uno con el Universo y para acumular su energía milagrosa ("el espíritu sutil").

Además, los seres humanos deben tener como objetivo principal de la vida, la gran ley del Cielo y de la Tierra, que se encuentra en el despliegue creativo del Universo, y también proteger y purificar este mundo.

En esta búsqueda, primero hay que transcender el espíritu ordinario, luego pulir y purificar la vitalidad del propio "nen" (sentimientos y pensamientos), y con un solo propósito perseguir la unificación de mente y cuerpo.
Progresar en la unificación de la mente y el cuerpo es la base de la cual nacen las técnicas (waza), en el pensamiento no hay límites para la generación de las técnicas.

La técnica debe estar en armonía con la verdad del Universo. En lo que concierne a esto es necesario tener pensamientos correctos.
Tener este tipo de pensamientos es necesario para que puedas entrenarte austeramente en el correcto Budo.



En este verdadero entrenamiento del Budo, no hay progreso si uno tiene pensamientos y sentimientos que estén vinculados con deseos egoístas. Este es el "Budo del Camino Torcido" y los resultados del mismo con seguridad retornaran llevando a la destrucción a aquellos que lo siguen.
No dejes que tus pensamientos se ocupen de cuestiones inmediatas de victoria o de derrota. Para el desarrollo de "ki" es necesario que tus pensamientos y sentimientos puedan mezclarse con el Universo.
Si no dejas que tu “nen” vaya más allá de tu cuerpo físico, nunca experimentarás el cambio de nivel mental ni la transformación de tu ser.
Si logras esto, entonces tus actividades mentales adquieren poder divino, y todas las cosas se vuelven claras y evidentes.
Por otra parte, cuando tus pensamientos se extienden entre lo físico y lo universal, tu cuerpo se convierte en uno con el Universo, y se pone de pie en el centro de la trascendencia de los asuntos humanos triviales.

Esta es la enseñanza más profunda del Budo.